La Inmigración

LaInmigraciónLos Estados Unidos es una nación de inmigrantes. A lo largo de nuestra historia, gente de todos los rincones del mundo han dejado todo por detrás para venir a este país con la esperanza de realizar su sueño Americano.

Fue este sueño Americano que inspiró a mi abuelo a salir de su casa en Grecia y migrar a los Estados Unidos.  Él vino a este país con poco dinero, tomó un trabajo como lavaplatos en un pequeño restaurante, y trabajó duro hasta que ahorró suficiente dinero para abrir su propio restaurante.

Muchas personas en Nevada comparten la historia de mi abuelo. Es un distrito muy diverso que incluye muchas comunidades vibrantes, con raíces a través de todo el mundo. Es un distrito donde se puede escuchar muchos idiomas diferentes y experimentar una variedad de culturas.

Por muchos años, he sido defensora de los derechos de los inmigrantes. En el Senado de Nevada, patrociné la legislación para que las matrículas consulares fueran aceptadas como identificación oficial por el gobierno estatal y los gobiernos locales. Esto hizo más fácil para los inmigrantes, que a menudo carecen de una identificación, abrir cuentas bancarias, alquilar apartamentos y tener acceso a ciertos servicios públicos. 

También apoyé la ley que exige a nuestras cortes proporcionar intérpretes calificados para aquellos que no hablan inglés y otra que requiere que los exámenes para licencias profesionales tales como cosmetología y contratistas, fueran disponibles en español.  En el Senado de Nevada voté por ampliar las becas Milenio para todos los estudiantes de Nevada, sin importar su estado legal en este país. Como miembro de la Comisión Nacional de Derechos Civiles, trabajé para evitar el acoso de los estudiantes, porque ningún niño debería tener miedo de ir a la escuela.

Como profesora de la Universidad de Nevada, Las Vegas (UNLV) durante 34 años, estoy convencida de que la educación es el camino al éxito. A miles de estudiantes de Nevada se les impide acceder a la educación superior, simplemente porque sus padres buscaron una vida mejor en este país. Sus hijos no deberían ser castigados por esto.  Como congresista tuve el honor de votar por el DREAM ACT, que ofrece a los estudiantes indocumentados la oportunidad de obtener un estatus legal si asisten a la universidad o hacen servicio militar, pero desafortunadamente no fue aprobado por la cámara del senado federal en el 2010. 

Es por esta razón que apoyo la medida temporal del Presidente Obama, conocido como DACA que detiene las deportaciones de los “DREAMers”  y les brinda un permiso para poder trabajar en este país. DACA es un gran avance, pero tenemos que seguir impulsado una reforma integral que brinde una solución permanente para nuestras familias. 

En la actualidad, el proceso de inmigración puede durar más de 20 años y a menudo separa a las familias, es ineficiente y muy costoso. Claramente, el sistema está roto. Debemos crear una forma práctica para que las personas que han vivido en los EE.UU. por años y que obedecen las leyes puedan convertirse en plenos miembros de nuestra sociedad y nuestra economía. Seguiré oponiendo los proyectos  de inmigración extremistas de los republicanos, como la ley SB 1070 de Arizona que alienta la discriminación racial y la ley migratoria radical de Alabama que hace que los trabajadores y sus familias abandonen el estado.

El 20 de noviembre de 2014, el presidente Obama anunció que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) no deportaría a ciertos padres indocumentados de ciudadanos Americanos y residentes permanentes (LPR). El presidente también anunció la expansión del programa DACA. Entre los dos programas, 5 millones de inmigrantes indocumentados podrían finalmente salir de la sombra. Justo cuando el programa de DAPA y la expansión de DACA estaban listos para ayudar a nuestras familias, los republicanos impulsaron una demanda en contra de la administración del Presidente Obama que detuvo DAPA y la expansión de DACA. 

 

La obstrucción republicana continua hiriendo a nuestras familias, nuestra economía y a nuestra comunidad. Mientras los republicanos continúan con su estrategia anti-inmigrante, nuestras familias continúan viviendo bajo temor. Por mi parte, apoyo totalmente las acciones del Presidente Obama. Él tiene el derecho ejecutivo de proteger a grupos de inmigrantes indocumentados.